No sabía cuál era tu nombre, no sabía que eras tú quien tensabas mis mandíbulas, quien agitabas mi respiración, quien bloqueabas mi impulso de vida, no sabía que eras tú quien hacía que el odio y la ira tomarán forma en mi, no sabía que eras tú quien en silencio, me gritabas »  ¡!grita, no ¡!, » no sabía que fuiste tú, harta de esperar a que yo dijese, «basta», quien se alojó en mis entrañas y me fuiste desgarrando por dentro, privándome del amor hacia mí misma.

Continuar leyendo

Tu eres el guardián de todos y cada uno de los hechos y sucesos de mi vida, fiel testigo de ellos, los has ido registrando en diferentes lugares.

Te miro y te veo como un libro, al igual que el, lleno de palabras escritas.

Continuar leyendo

Palabras que acompañan el silencio de nuestros encuentros. Palabras que acompañan abrazos en silencio.

Palabras detrás de las miradas, los guiños, las sonrisas…Palabras que llegan sordas en tu respirar sereno,mientras duermes, mientras duermo. Palabras que acunan mis desvelos en tus desvelos. Palabras no dichas en ese como sí … al engendrar una nueva vida.

Continuar leyendo